Empresarios hoteleros en Chile. Responsabilidad social corporativa y competitividad

Durante las últimas décadas, hemos asistido a un proceso de cambios vertiginoso que ha influido no sólo en la vida de las personas sino que también ha repercutido de un modo relevante en las organizaciones de la sociedad; en este contexto global, la empresa ha sido una de las entidades mayormente impactada por esos cambios, pasando, de un agente con rol secundario, a ser la principal fuente generadora de empleo y de riqueza de la sociedad en su conjunto.

Más allá de los análisis sobre el rol que, efectivamente, la empresa cumple en el mundo bajo las actuales condiciones y atendida la especificidad de sus diversas dimensiones, nos adelantamos a plantear un interrogante que nos parece crucial: ¿cuál es el tipo de incidencia que debe tener la empresa para ajustarse a los patrones éticos que hoy la sociedad le exige en el contexto global?

La pregunta deja en evidencia un destacable hecho: el mundo parece requerir –hoy, más que nunca– conductas éticas que hagan posible la vida y la convivencia entre los seres humanos. Esta es una tarea de todos y, especialmente, de aquellos que tienen roles de mayor incidencia en los destinos de la humanidad; en este sentido la empresa requiere ser estudiada con especial atención y constituye una de las motivaciones que nos lleva a escribir este texto e intentar profundizar en el tema.


Seguir leyendo / Descargar PDF